En este momento estás viendo El alto costo del seguro médico impide a muchos cuidar la salud

El alto costo del seguro médico impide a muchos cuidar la salud

Una encuesta realizada por la firma médica Florida Blue muestra que la principal razón que dan las personas para no inscribirse en un plan de salud en Florida es el alto costo del seguro médico. Y no están lejos de la verdad. Por ello, el 12% de la población en el estado no tiene acceso inmediato a un médico.

Florida Blue no incluyó a personas menores de 21 ni mayores de 64 años porque ambos grupos cuentan con cuidado de salud estatal o federal, asegurados, gracias a las contribuciones fiscales, o sea el fondo estatal o federal creado por quienes pagan impuestos, entre otras adjudicaciones y pagos adicionales.

En efecto, cerca de tres millones de floridanos plantean que el alto costo de los planes de salud les impide estar protegidos y optan por ir al médico cuando ya están enfermos.

Unos, los menos afortunados económicamente, los que apenas ganan 13.590 dólares al año (o 27.750 en una familia de cuatro), desconocen que pueden optar por asistencia médica gratuita.

Otros, que ganan más, pagan 300, 400 o más dólares al mes y se sienten literalmente abusados.

Probemos

Una simple indagación, en el HealthCare.gov, por alguien que percibe 55.000 dólares brutos al año, una sola persona, el coste mensual, con un ‘deducible’ anual de 9.100 dólares, por hospital y medicamentos, arrojó que pagaría 83.43 dólares al mes.

Pero si opta por un deducible menor, incluso cero, para evadir el pago de 30 o 100 dólares por visitas a un médico u hospital, al estilo HMO, el monto mensual ascendería a 493.01 dólares.

Si los números no fallan, esa cifra, con cero deducible, es menor al coste mensual de 30 o 33% de impuestos a los ingresos que un residente en Canadá o Europa paga por un servicio médico similar cada mes.

Factores

Además, la inflación, que alcanzó 9.1% en junio y ahora se sitúa en torno al 7.1%, cobró también su porción.

“Hay varios factores que ocasionan esta situación de alto costo de la salud”, resaltó a DIARIO LAS AMÉRICAS Mario Moreno, presidente de Access Insurance, en Miami.

“Por un lado, tenemos la innegable situación del precio de la medicina: fármacos que cuestan cientos de dólares, intervenciones quirúrgicas que superan los miles y simples atenciones médicas rutinarias, cuyos precios dejan a cualquiera con la boca abierta. Dejaron que el monstruo creciera por muchos años y no es posible controlarlo de la noche a la mañana”, reflexionó.

Por otra parte, tanto los seguros privados como el llamado programa ACA “están destinados a incrementar el pago mensual un 4% o más, lo que perjudicaría aún más la ecuación”, subrayó.

De hecho, la organización sin fines de lucro Kaiser Family Foundation (KFF), que vigila el comportamiento del sector de Salud en el país, plantea que “aunque los cambios en las primas a pagar varían bastante de un estado a otro, 2023 marcará la primera vez en varios años en que los montos de referencia aumentarán en promedio en todo el país”.

Esta situación podría afectar aún más a Florida, donde se produce una especie de tormenta perfecta por motivos adicionales que suman a la factura final.

Según la también organización sin fines de lucro Commonwealth Fund, “una de las razones por las que los costos del seguro de salud del estado son más altos es porque los empleadores de Florida no cubren tantos costos como los empleadores en otras partes del país”.

Además, el ingreso promedio en Florida es inferior al promedio nacional. Mientras la cifra nacional supera los 70.000 dólares al año, el Estado del Sol ocupa el puesto número 34 con una media de 62.000 dólares al año.

“Con más dinero a gastar en seguro de salud, queda menos para destinar a otras necesidades”, reclamó Sara Collins, vicepresidenta de la organización.

Medicaid

El programa estatal de salud Medicaid, que fue promulgado por el Congreso nacional en 1965 y atiende a las personas más necesitadas económicamente, también incide en el costo de salud.

Florida es uno de los pocos estados que no amplía la elegibilidad de Medicaid, según lo permite el programa ACA, ya que este no otorga ciertos subsidios a personas necesitadas porque la ley pide que en su lugar tengan Medicaid.

Juan González, 61 años, que padece de diabetes y necesita tener sus medicamentos a mano, recuerda los duros días que vivió cuando perdió su trabajo.

Rápidamente acudió a la autoridad estatal para pedir ayuda, a Medicaid para tener sus medicinas y evitar un coma diabético que podría producirle la muerte.

González fue rechazado tres veces porque la norma actual de Florida no contempla su situación económica.

“Fue verdaderamente triste ver cómo, una persona como yo, que lleva 35 años trabajando aquí era rechazado, mientras otros, que llegaron ayer, reciben Medicaid”, consideró.

Un amigo le habló de una organización comunitaria y obtuvo ayuda suplementaria por un mes, hasta que consiguió un empleo y pudo pagar 300 dólares por un seguro médico.

“Florida argumenta que no amplía el Medicaid porque ello podría colocar al estado en apuros por el aumento de los costos médicos, además de ser parte, aunque no sea políticamente correcto decirlo, de una ley que la mayoría republicana en el Congreso estatal rechaza por estar atada al Affordable Care Act de Obama”, comentó el presidente de Access Insurance.

No obstante, quien fue presidente de la Cámara de Representantes Chris Sprowls comentó en su momento: “Preferimos ayudar a las personas en un camino hacia el empleo, la resiliencia financiera y la prosperidad.

En verdad, Florida se unió al llamado nacional de varios estados para reemplazar a ACA por otro programa mejor.

“Hubo varios intentos, durante la presidencia de Donald Trump, cuando el Congreso estuvo en manos republicanas, pero la idea no progresó”, recordó Moreno.

Otros propusieron crear un seguro universal, o sea un cuidado de salud pública al estilo de los HMO, como en Canadá o Europa, con el consiguiente aumento de impuestos. “Pero la idea de crear un sistema médico dirigido, al estilo socializado, y aumentar el fisco de 19 a 33% en los ingresos, como sucede en esos países, paralizó la idea”, declaró.

Entretanto, millones de personas siguen atadas de pies y manos a programas de salud que no detienen el aumento de los costos.

“Hay quien cree que algo es mejor que nada y eso es comprensible. Pero tenemos que mirar hacia adentro y tratar de arreglar las cosas de una manera que no tengamos que recrearlas más tarde”, subrayó.

En el interín, los multimillonarios fondos aprobados en la Inflation Reduction Act, que reparte dinero a diestra y siniestra, provee subsidios por tres años adicionales para solventar el seguro de salud, hasta 2025.

Mientras tanto, continuará la pesadilla de ahorrar 300 o 400 dólares para pagar la cuota mensual, sin evitar pensar, entre muchas otras cosas, que sucederá después.

jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

Deja una respuesta